Examen a los niños de cinco años y “desconcierto” en la FP superior


  • La educación pública está sufriendo un periodo de acoso y derribo. Como padres y madres debemos estar presentes en este proceso para saber lo que se quiere hacer con la enseñanza de nuestros hijos y para, en la medida de lo posible, contrarrestar, paliar o protestar ante situaciones o iniciativas que nos parecen inadecuadas. Decimos inadecuadas por decir algo suave, podríamos hablar de antipedagógicas, monetarias, o previas a una desvalorización de la educación en sí, convirtiéndola exclusivamente en un saco de donde sacar trabajadores -¿dónde se quedan los valores y la educación de personas?-, donde los conocimientos y la atención irán menguando –y segregando población dependiendo del nivel económico- y de donde no puede surgir el sentido crítico ni la fuerza de cambio.

    En nuestra mano está la protesta, el trabajo y la unidad para conseguir que la educación de nuestros hijos se convierta en un valor que repercutirá en la sociedad futura. Queremos una educación pública de calidad.

    Las dos últimas medidas de las que tenemos noticia son la retirada del concierto de la FP superior, y la prueba para los niños de cinco años, prueba externalizada y discutible en cuanto a su valor real y pedagógico.

    La primera supondría una traba más para los alumnos y sus padres que no podrán costearse la educación –de 200 a 300 euros mensuales-, y una avalancha para el sistema público que no puede acoger tantas solicitudes. El año pasado muchos chavales se quedaron sin plaza.

    La segunda atenta contra los niños directamente, sometiéndolos a una prueba oral y escrita –como lo leéis- cuando están en una etapa de educación voluntaria y donde los objetivos marcados no son los que se van a evaluar.
    Todo lo que representa en realidad la etapa infantil se ignora, se ningunea y, lo que es peor, se condena al olvido y la masacre convirtiéndola en una parte más del proceso de división y merma de los derechos básicos.

    'Todas las criaturas, desde el nacimiento, tienen derecho a una educación respetuosa, cuidada, sana, cálida, libre, feliz y digna; ser protagonistas de su desarrollo en una relación armónica con sus iguales y con el patrimonio común de la humanidad. Exigimos políticas de Primera Infancia, sociales y públicas, una etapa de educación infantil inclusiva, con identidad propia; reconocimiento de la ciudadanía de l@s niñ@s y que las administraciones y la sociedad civil garanticen estos derechos básicos.'

    Una sociedad que no parte de un sistema educativo que reconozca como educativa la etapa más importante en la formación de un ser humano, es una sociedad condenada a la mediocridad y la dictadura de unos grupos humanos sobre otros.

    Os pasamos enlaces donde podréis informaros de estas novedades:

  •  

    Ir a la lista de noticias

 

 

 


Preocupados por nuestros hijos

Búsquedas frecuentes:

ampa  comedor  sord  contacto  actividades  fapa  el sol  consejo escolar  gripe a  fotos